La criba, una herramienta indispensable para el autocompostaje

El día que hay que vaciar el compostador es un día especial. Resulta muy divertido que diferentes miembros de la familia o amigos participen en esta tarea.criba

La criba sirve para separar el compost más fino de las partes más gruesas, como ramas, piñas, etc.

Recomendaciones

  • Se apartan los restos de la parte superior que todavía no se han deshecho y se dejan en una carretilla o en el suelo.
  • Se decide cómo y dónde se separa el compost fino de los restos sin deshacer.
  • Si el compost todaví­a conserva su humedad, a cada 3 ó 4 paladas de compost que se tira sobre la criba hay que pasar la mano con un guante para conseguir que sólo el compost acabado y más fino pase a través de los agujeros.
  • Si se quiere, antes de realizar esta operación se puede dejar secar el compost uno o dos días para que se filtre mejor. De todos modos, son tantas las ganas de obtener el preciado material que, seguramente, no querremos esperar ni unas horas. Además, cuando el compost está un poco húmedo, el olor a bosque es tan agradable que compensa con creces el hecho de tener que dedicarle un rato más.
  • Los restos sin deshacer que se han apartado al principio se introducen de nuevo en el compostador junto con las partes más gruesas del compost que han quedado al otro lado de la criba.
  • No hay que preocuparse por los organismos que aparecen desorientados por el suelo, ya que ellos mismos encontrarán el camino hacia el compostador y continuarán trabajando.

Qué hacer para que nuestro compostador no huela mal

Cuando nos empezamos a concienciar por el medio ambiente, una de las soluciones que podemos aplicar al tratar nuestros propios residuos es el compostaje, que en este caso permitirá tratar nuestros restos orgánicos.

No obstante, lo cierto es que lo primero que nos preocupa acerca del compostaje no es ni cómo funcionará, ni que se le puede añadir, ni cómo sCombox-oberterá nuestro compostador, ni cuánto compost generará, sino que el tema más preocupante va a ser seguramente tener en cuenta todas las posibles incidencias que nos podrá ocasionar, incluyendo el olor como el factor más determinante cuando pensamos en el proceso de la degradación de la materia orgánica, a parte de toda la fauna que en él va a habitar.

Así pues, vamos a explicar las causas que provocan olores en el compostador y de cómo transformar este mal olor en el olor natural del compost: olor a bosque. No obstante, un compostador que funcione bien no generará ningún tipo de olor. Así pues, ¿qué podemos hacer para que nuestro compostador no huela mal? O lo que es lo mismo,

¿Qué podemos hacer para que nuestro compostador funcione bien?

 

La razón principal de que nuestro compostador huela mal viene dada por dos factores primordiales: la cantidad de comida añadida y la humedad. De hecho, los dos factores pueden estar y están interrelacionados.

En el primer caso, si añadimos demasiada comida, los organismos descomponedores que se encuentren dentro del compostador no podrán consumir todos los restos de comida, de forma que parte de ésta se empezará a degradar y a liberará toda el agua que contenga, haciendo aumentar la humedad del compostador. Este aumento de la humedad hará que disminuya la porosidad dentro de los restos del compost, de forma que también bajará la proporción de oxigeno dentro del compostador y la digestión pasará a ser de aerobia a anaerobia, produciendo metano y gases derivados del nitrógeno que serán los que olerán mal.

En el segundo caso, si no removemos bien los restos del compostador o si no mantenemos una proporción adecuada entre las aportaciones húmedas y secas que hayamos añadido o si no trituramos también se tendrán problemas de humedad, de modo que se acabarán generando el mismo tipo de gases que en el caso del exceso de comida.

En estos dos casos también podremos diferenciar dos tipos de olores, una más a amoníaco y la otra más a podrido.

En la mayoría de veces que se perciba olor a amoníaco será porqué los restos de césped que hayamos puesto no se han removido bien y que estén demasiado compactados, de forma que se generen estos olores. Para evitarlos sólo tendremos que remover bien y mezclar todos los restos del compostador.

Cuando se perciba olor a podrido será porqué hay demasiados restos húmedos (ya sea de comida o de restos de jardín húmedos) y la solución será añadir restos secos y remover todos los materiales.

Si nos encargamos de añadir una proporción aproximada de 50% de cada tipo de materiales aportados (variando el % dependiendo de la época del año), removemos una vez por semana dependiendo de lo compactado que veamos el contenido del compostador y cortamos los restos suficientemente como para poder mezclar cómodamente el contenido obtendremos un compost de muy buena calidad, muy rápidamente y sin generar ningún tipo de olor ni incidencias que no tengamos previstas

Cuándo se tarda en recoger el compost

El tiempo que se tarde en recoger el compost dependerá de los procedimientos que se haya seguido para elaborarlo.Cronometro2

No obstante, en el caso del compostaje doméstico, desde que se empieza de cero, se calcula que se puede tardar unos nueves meses, y a partir de esta primera cosecha, se puede obtener compost cada 3 o 4 meses.

Por lo que se refiere al vermicompostaje, si los procedimientos son los adecuados, se puede obtener vermicompost cada dos meses.

Inicia a los peques en el compostaje

¿Te gustaría compostar pero…? Te da pereza. Una buena técnica es implicar a amigos, familia o… los peques de la casa. ¿Por qué no? Los niños siempre se muestran entusiastas en todo lo nuevo.

Para que sea más llevadero, puedes iniciarles explicándoles un cuento. Por ejemplo, el cuente de: simon

Simón, el caracol y el compostador de jardín

Había una vez un caracol muy campechano, que se llamaba Simón, que se pasaba el día de hoja en hoja, comiendo ahora un poco de aquí, ahora un poco de allà. Se conocía todos los rincones del jardín donde vivía, y había dejado su rastro plateado en todas las plantas, árboles y arbustos. De hecho, los había probado todos. Algunos le gustaban más y otros le gustaban menos, pero, en general, todo le iba bien.
Un buen día, todo cambió. En el jardín había más movimiento de lo habitual y, de repente, un objeto enorme – ¡por lo menos para él era enorme! – apareció en uno de los rincones más alejados del jardín, justo bajo el limonero. Al principio, el caracol Simón no hizo demasiado caso, ya que estaba bastante acostumbrado a que los humanos le llenasen el jardín con todo tipo de utensilios extraños y desconocidos que, para él, muchas veces, eran sumamente peligrosos. (…)

Lee el resto del cuento.

Compostaje: la importancia de la mezcla

Cuando compostamos, siempre hay que mezclar los restos que se depositan. No hay que hacer capas de materiales frescos y húmedos o capas de materiales secos intercaladas, es decir, tiene que verse todo bien mezclado. Esto no significa que sea necesario remover cada día, si no sólo cuando se deposita una cantidad significante de un mismo material, como por ejemplo el césped cortado o un montón de hojas secas. El  aireador es el mejor instrumento para remover. RESTES

Ahora bien, si lo que se desea es aproximarse a la perfección para conseguir un compost equilibrado y de calidad, conviene mezclar la misma cantidad de restos húmedos ricos en nitrógeno “verde” (restos de cocina, hojas verdes, césped recién cortado, plantas del huerto o jardín, etc.) que de restos secos ricos en carbono “marrón” (hojas secas, paja, serrín, ramas trituradas, piñas, etc.).

Pero debido a que la producción de unos restos determinados en una época del año u otra varía, no es necesario estar pendiente de mantener la proporción exacta. Eso sí, habrá que guardar hoja seca en un pequeño almacén o cajón cuando tengamos un exceso para cuando no tengamos (por ejemplo, en verano).

Si se depositan cada día pequeñas cantidades de materia orgánica, basta con mezclar los restos dentro del compostador una vez por semana y sólo por la capa superior donde se hayan depositado los últimos restos. Una buena forma de remover los restos podría ser, por ejemplo, con un aireador o bien con un horca para airear los restos.

Ventajas del compost

El compost que se hace en casa tiene múltiples ventajas. Da consistencia a los terrenos arenosos y esponjosidad a los más fangosos. En ambos casos proporciona una textura ideal al terreno y ayuda a retener los nutrientes que antes se perdían. También retiene la humedad con un buen drenaje al mismo tiempo. Está más que comprobado que el compost es un elemento indispensable para evitar la erosión, por ejemplo, de los taludes o los parterres.Close up of hand holding mound of dirt and plant

La propiedad más conocida del compost, sin embargo, es la aportación de nutrientes de manera progresiva. Esto se debe a la degradación, descomposición y transformación de los restos vegetales en un producto asimilable para las plantas, que absorben sus minerales de forma sostenida. Además, durante el proceso de compostaje se neutralizan posibles elementos tóxicos o patógenos. Esto ya lo sabían nuestros antepasados y es por ello que compostaban todos los restos en el antiguo estercolero, mezclando las heces de los animales de granja con los restos de la cosecha.

Al no ser necesarios productos químicos, ya que el compost devuelve a la tierra los nutrientes que ésta necesita, también se incrementa la cantidad de microorganismos beneficiosos para el ciclo natural de la vida. Así, se favorece la vida en el suelo y esto sirve para que las lombrices y otros organismos aireen la tierra, eviten que ésta se compacte y favorezcan, así, el arraigo de plantas y hortalizas.

El compostaje de la pinaza

La aguja de pino, también llamada pinaza, es un material seco de difícil descomposición si no se mezcla con otros materiales dentro del compostador.pinar

La composición de las hojas de los diferentes tipos de pino que existen no varía demasiado, por lo tanto, el compostaje de estas hojas es el mismo para todas.

La mejor manera de compostar la pinaza es hacerlo en pequeñas cantidades y siempre mezclándola con restos de cocina o césped. La mezcla con restos que contengan un 70% de agua hará que el proceso de compostaje de este material sea sencillo.

En los jardines en los que hay césped debajo de los pinos, la misma segadora se encarga de hacer la trituración y mezcla de los dos materiales.

En los casos de fuerte viento, cuando el jardín queda demasiado lleno de pinaza, no hay que depositarla toda de golpe dentro del compostador, porque, entonces, el proceso de compostaje se para. Lo que puede hacerse es almacenar una parte para encender la chimenea o la barbacoa y después depositar las cenizas en el compostador.

Más información en COMPOSTADORES.

Por qué triturar los restos de vegetales

Algunas de las razones para triturar los restos vegetales son:Trituracion

  • Los restos de poda son muy voluminosos. El motivo es el apilamiento, que es muy poco compacto y deja muchos espacios vacíos. Cuando los restos se trituran, los fragmentos más pequeños pueden juntarse más entre ellos, lo que reduce considerable el volumen.
  • Si se introducen ramas no trituradas en el compostador, el exceso de esponjamiento provoca un secado excesivo del material, y una reducción de la velocidad de transformación de la materia orgánica.
  • El tamaño de los fragmentos tiene una gran importancia en la velocidad de transformación de la materia orgánica, porque, si el tamaño es grande, las bacterias y hongos tienen poco poder de penetración, y casi sólo pueden crecer sobre su superficie externa.
  • Si se tritura demasiado, por otro lado, también puede ser perjudicial.
  • La medida ideal de los restos de ramas debería ser de 5-15cm.
  • Durante el mantenimiento habitual de un compostador es preciso voltear los restos para homogeneizarlos y airearlos. Si los fragmentos son de gran tamaño, el volteo es mucho más laborioso que si se trata de material triturado.

Para llevar a cabo la trituración de los restos de poda podemos utilizar una biotrituradora.

Más información en COMPOSTADORES.