¿Se debe añadir tierra al compostador?

Añadir tierra inicialmente al compostador va a favorecer el proceso, ya que esta tierra aportará hongos, bacterias y otros microorganismos beneficiosos para empezar y acelerar el proceso de compostaje.

No obstante, no es necesaria y se puede empezar el proceso perfectamente sin ella y se debe considerar que también ocupa bastante volumen y que pesará mucho cuando se tenga que cosechar el compost.

La criba, una herramienta indispensable para el autocompostaje

El día que hay que vaciar el compostador es un día especial. Resulta muy divertido que diferentes miembros de la familia o amigos participen en esta tarea.criba

La criba sirve para separar el compost más fino de las partes más gruesas, como ramas, piñas, etc.

Recomendaciones

  • Se apartan los restos de la parte superior que todavía no se han deshecho y se dejan en una carretilla o en el suelo.
  • Se decide cómo y dónde se separa el compost fino de los restos sin deshacer.
  • Si el compost todaví­a conserva su humedad, a cada 3 ó 4 paladas de compost que se tira sobre la criba hay que pasar la mano con un guante para conseguir que sólo el compost acabado y más fino pase a través de los agujeros.
  • Si se quiere, antes de realizar esta operación se puede dejar secar el compost uno o dos días para que se filtre mejor. De todos modos, son tantas las ganas de obtener el preciado material que, seguramente, no querremos esperar ni unas horas. Además, cuando el compost está un poco húmedo, el olor a bosque es tan agradable que compensa con creces el hecho de tener que dedicarle un rato más.
  • Los restos sin deshacer que se han apartado al principio se introducen de nuevo en el compostador junto con las partes más gruesas del compost que han quedado al otro lado de la criba.
  • No hay que preocuparse por los organismos que aparecen desorientados por el suelo, ya que ellos mismos encontrarán el camino hacia el compostador y continuarán trabajando.

Qué hacer para que nuestro compostador no huela mal

Cuando nos empezamos a concienciar por el medio ambiente, una de las soluciones que podemos aplicar al tratar nuestros propios residuos es el compostaje, que en este caso permitirá tratar nuestros restos orgánicos.

No obstante, lo cierto es que lo primero que nos preocupa acerca del compostaje no es ni cómo funcionará, ni que se le puede añadir, ni cómo sCombox-oberterá nuestro compostador, ni cuánto compost generará, sino que el tema más preocupante va a ser seguramente tener en cuenta todas las posibles incidencias que nos podrá ocasionar, incluyendo el olor como el factor más determinante cuando pensamos en el proceso de la degradación de la materia orgánica, a parte de toda la fauna que en él va a habitar.

Así pues, vamos a explicar las causas que provocan olores en el compostador y de cómo transformar este mal olor en el olor natural del compost: olor a bosque. No obstante, un compostador que funcione bien no generará ningún tipo de olor. Así pues, ¿qué podemos hacer para que nuestro compostador no huela mal? O lo que es lo mismo,

¿Qué podemos hacer para que nuestro compostador funcione bien?

 

La razón principal de que nuestro compostador huela mal viene dada por dos factores primordiales: la cantidad de comida añadida y la humedad. De hecho, los dos factores pueden estar y están interrelacionados.

En el primer caso, si añadimos demasiada comida, los organismos descomponedores que se encuentren dentro del compostador no podrán consumir todos los restos de comida, de forma que parte de ésta se empezará a degradar y a liberará toda el agua que contenga, haciendo aumentar la humedad del compostador. Este aumento de la humedad hará que disminuya la porosidad dentro de los restos del compost, de forma que también bajará la proporción de oxigeno dentro del compostador y la digestión pasará a ser de aerobia a anaerobia, produciendo metano y gases derivados del nitrógeno que serán los que olerán mal.

En el segundo caso, si no removemos bien los restos del compostador o si no mantenemos una proporción adecuada entre las aportaciones húmedas y secas que hayamos añadido o si no trituramos también se tendrán problemas de humedad, de modo que se acabarán generando el mismo tipo de gases que en el caso del exceso de comida.

En estos dos casos también podremos diferenciar dos tipos de olores, una más a amoníaco y la otra más a podrido.

En la mayoría de veces que se perciba olor a amoníaco será porqué los restos de césped que hayamos puesto no se han removido bien y que estén demasiado compactados, de forma que se generen estos olores. Para evitarlos sólo tendremos que remover bien y mezclar todos los restos del compostador.

Cuando se perciba olor a podrido será porqué hay demasiados restos húmedos (ya sea de comida o de restos de jardín húmedos) y la solución será añadir restos secos y remover todos los materiales.

Si nos encargamos de añadir una proporción aproximada de 50% de cada tipo de materiales aportados (variando el % dependiendo de la época del año), removemos una vez por semana dependiendo de lo compactado que veamos el contenido del compostador y cortamos los restos suficientemente como para poder mezclar cómodamente el contenido obtendremos un compost de muy buena calidad, muy rápidamente y sin generar ningún tipo de olor ni incidencias que no tengamos previstas

Cómo utilizar el compost

Los jardines y las cosechas necesitan el compost para renovar las sustancias que las plantas y otros vegetales han absorbido durante el crecimiento.

Las plantas no se queman aunque se sobrepase la cantidad recomendada; dado que este compost no contiene sustancias químicas, no se corre este peligro. De todas maneras, a continuación se explican algunos ejemplos de la utilización correcta del compost en diferentes ámbitos:

  • En el huerto: entre 1 y 2 meses antes de plantar nada y con el compost maduro.
  • Árboles frutales: una vez se haya hecho toda la recolección de la temporada.
  • Césped: cuando se empieza a segar con periodicidad, es decir, en primavera, se pasa el compost maduro por la criba para no obstaculizar el crecimiento del césped.
  • Árboles ornamentales: en otoño, para compensar el esfuerzo hecho en la primavera y en verano.
  • Plantas y flores: en primavera necesitan unos 2 cm de compost para mostrarse en todo su esplendor y demostrar de lo que son capaces año tras año.
  • Trasplantes: siempre hay que favorecer a las plantas a las que se ha cambiado la ubicación, la tierra, la luz, etc. El compost no solamente les da los nutrientes que necesitan para desarrollarse correctamente, sino que también las mantiene sanas.

Más info.

Ventajas del compostaje hecho en casa

ventajas-compostarDoce buenas razones para compostar en casa.

  1. Las calles no están sucias de restos de poda porque éstos se reciclan dentro del mismo jardín.
  2. No se ocupan ni se desbordan los contenedores de orgánica o de desperdicio con restos de jardín.
  3. No es necesario recoger, transportar, ni tratar miles de toneladas de restos vegetales voluminosos y restos de cocina.
  4. Se reduce el tráfico de camiones, polución, atascos de tráfico, etc.
  5. El compostaje doméstico no necesita energía para funcionar, ni tiene gastos de mantenimiento.
  6. Se reduce el impacto sobre el territorio que tienen las grandes instalaciones de tratamiento de residuos.
  7. Mejora la educación ambiental y el porcentaje de recuperación de otros tipos de residuos.
  8. Resulta cómodo no tener que tirar los restos fuera de casa y no tener que comprar bolsas.
  9. Simplifica la recogida selectiva en la cocina.
  10. Auto-provee de compost de calidad y no hay que comprar y cargar con sacos de tierra.
  11. Una capa de 5 a 10 cm de compost conserva la humedad de la tierra y puede reducir el consumo de agua entre un 30% y un 70%.
  12. Resulta muy gratificante en todos los sentidos.